0 items / 0.00

Cómo cuidar tus joyitas

Para conservar tus piezas de bisutería y que duren lo más posible debes seguir una serie de cuidados básicos.

LIMPIARLAS PERIÓDICAMENTE.

Es importante cuidarlas y mantenerlas limpias, evitar que se pongan feas por el polvo y la grasa propio del uso. Será suficiente con pasarles de vez en cuando un paño de algodón o un trocito de fieltro de lana pura. Existen también paños específicos en ferreterías para limpiar los baños dorados o plateados, son económicos, muy duraderos y dan un resultado muy bueno. En el taller siempre los uso para dejar las piezas relucientes antes de enviarlas.

Si la pieza es de latón o bronce sin baño alguno puedes usar el zumo de un limón, sumergirla un ratito y luego frotarla con un paño seco. 

GUARDA CON MIMO TUS PIEZAS.

Es  muy importante la forma en la que guardas tus joyitas:

1. Guárdalas alejadas de la luz del sol directa y el aire constante: cajones, bolsitas de tela o de plástico, sobrecitos, joyeros con compartimentos, cajitas…

2. Procura guardarlas de forma individual para que no se líen unas con otras, en especial las cadenas más finas. De esta forma evitas tirones para desenredar que pueden terminar en tragedia e incluso que materiales muy distintos hagan reacción y se pongan de color feo.

3. Una idea para guardar los collares y tenerlos a la vista es usar la parte posterior de las puertas de tu armario. Yo coloco pequeños ganchitos de pegar (como los de los paños de cocina que hay en tiendas de todo a euro) y ahí voy colgando los collares, de esta forma la cadena está estirada y no sufre enredones, están fuera del contacto permanente con el aire y la suciedad ambiental y cuando abres el armario puedes ver claramente las piezas que tienen y elegir rápido que collar colocarte ese día. A mí me resulta comodísimo y las clientas que han seguido este consejo están encantadas.

PROTÉGELAS DE LA HUMEDAD.

La humedad es un mal compañero de tus joyitas indistintamente de si estas son bisutería con un baño dorado o plateado, latón, plata, oro… todas se ven dañadas antes o después por la humedad. Quítatelas antes de ducharte, ir a la piscina o la playa y vuelve a colocarlas después, puede ser un poco latoso pero alargarás su vida.

Evita guardarlas en lugares donde el nivel de humedad sea muy alto e incluso coloca perlas antihumedad donde vayas a guardarlas.

EVITA PERFUMES SOBRE TUS JOYITAS.

Los perfumes, colonias y productos similares de cuidado tienen alcohol y este puede acabar dañando el baño de tus joyitas, es importante que te perfumes un ratito antes de ponértelas para evitar que estas sufran, pierdan el baño o se pongan feas. Además, ¿sabes que el perfume se asienta más a tu ph un ratito después de llevarlo? ¡Sales ganando! Así cuando salgas a la calle, irás perfecta y con un aroma más tuyo que si te aplicas el perfume justo justo al salir por la puerta… ¡las prisas nunca son buenas!

También es importante recordar que hay factores como el ph de nuestra piel que pueden afectar a la duración de tus piezas y que inevitablemente nada es eterno en esta vida, tus piezas bien cuidadas durarán mucho, pero quizás llegue un día muy lejano en que... ¡que te toque cambiar de look! :)

PIEZAS LIBRES DE NIQUEL Y PLOMO

En mi afán por mejorar, aprender y seguir ofreciendo un producto mejor he decidido que el 90% de los materiales con los que trabaje sean de producción en España ya que solo así puedo controlar de forma más exahustiva la calidad de los mismos.

Es importante para mí conocer la producción de las piezas para evitar que estas contengan niquel y plomo que si bien se usaban para alargar los baños de las piezas se ha demostrado que provocan alergias y son cancerígenos. La comunidad Europea y EEUU ya han prohibido su uso en la fabricación de bisutería y joyería.

Conocer la procedencia de tus piezas es una garantía para cuidar tu salud.